La tradicional tienda cumple este 2019 sus bodas de oro en la capital de Santa Cruz. Se caracteriza por la venta de relojes que marcaron el paso del tiempo de un emprendedor iniciado en el rubro a fines de la década del 50’, siendo hoy un empresario consolidado.

Río Gallegos, 30 de mayo de 2019- En el marco del programa ‘Vecinos Protagonistas’, esta tarde el diputado por municipio de Río Gallegos, Santiago Gómez, entregó un reconocimiento al vecino Luis Restituto Montané y familiares, propietarios de la histórica Joyería Luresmon, ubicada en el centro de la ciudad.

Así, también valoró el esfuerzo y trayectoria de quienes apostaron por Río Gallegos y continúan vigentes “sin dudas por la capacidad de superación, los valores, y la confianza que supieron ganar en sus clientes”, dijo Gómez.

María Teresa, hija de Luis, relató a grandes rasgos la vida de su padre. “Un hombre honesto que comenzó trabajando en relación de dependencia allá por los años 60’ vendiendo joyas por catálogo, de las cuales obtenía un porcentaje de ganancia”, contó.

Montané era un viajante, un mercachifle, que iba a los campos y estancias de la zona a proveer de piezas de oro a sus habitantes. Un día decidió viajar a Buenos Aires y entendió que con el capital que poseía podía independizarse. Comenzó a comprar las joyas y a revenderlas por cuenta propia.

En ese entonces Río Grande era una ciudad beneficiada por el contexto económico. Luis cruzaba a la Isla a comercializar, y debía quedarse allí al menos una semana, condicionado por la frecuencia del avión.

La consolidación de su familia, con una esposa y un bebé en camino, lo motivó a asentarse en la ciudad fueguina, donde instaló un boliche precario en un terreno alquilado que hoy es de su propiedad. “Mi padre inspira tanta confianza que la dueña de aquel terreno le dijo que solo se lo vendería a él, y así fue que se gestó la Casa Central de Luresmon en Río Grande que ya tiene 60 años. ¿Por qué se llama así?, por la unión de las primeras sílabas de los nombres y apellido de mi padre”, agregó María Teresa.

En Río Gallegos

A pedido de sus hermanos,  en 1969 Luis Restituto Montané se estableció en la capital de Santa Cruz. Hasta 1974 atendió en el local de Av. San Martín 516, alquilado a la familia Susacasa. Luego se mudó a calle Roca. Así, en una ubicación que para aquel momento estaba alejada del conglomerado de la población, abrió lo que es hoy la Joyería en av. Kirchner 1416.

Pasaron 50 años y Luis tiene 86 años. Continúa su negocio con la ayuda de su familia, con su perfil de vendedor carismático y con el acompañamiento de sus fieles clientes.

Por ello, para Santiago Gómez, “es una gran satisfacción poder hacerle un humilde homenaje. Vecinos como él hacen grande a nuestra ciudad y nos demuestran que podemos salir adelante”.